Health Library Explorer
A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z A-Z Listings Contact Us

Síndrome antifosfolipídico en el embarazo

¿Qué es el síndrome antifosfolipídico?

El síndrome antifosfolipídico es una enfermedad autoinmunitaria que se presenta cuando el sistema inmunitario del cuerpo ataca a las células normales.

En el caso de este síndrome, el cuerpo produce anticuerpos que atacan un tipo de grasa (los fosfolípidos) en las células. Esto produce muchos problemas. Hace que el cuerpo coagule con demasiada facilidad. Además, es posible que el cuerpo produzca anticuerpos anticardiolipinas. La cardiolipina es un tipo de grasa de las células.

Esta enfermedad a menudo causa lo siguiente:

  • Trombosis. Ocurre cuando se forman coágulos de sangre en las arterias o las venas, en particular en las piernas. Si se forman coágulos en los vasos sanguíneos del cerebro, podría provocar un ataque cerebral. Los coágulos también podrían bloquear las arterias que van a los pulmones. Esto puede poner la vida en peligro.

  • Trombocitopenia. Sucede cuando hay pocas plaquetas en la sangre. Las plaquetas son células sanguíneas necesarias para la coagulación de la sangre.

  • Pérdida del embarazo (aborto espontáneo). Puede ocurrir en más de una ocasión. 

Este síndrome afecta más a las mujeres que a los hombres. Las mujeres que tienen este problema de salud tienen más probabilidades de tener problemas en el embarazo. No se sabe si el síndrome antifosfolipídico empeora o permanece igual durante el embarazo.  

Esta afección también se denomina síndrome de Hughes, síndrome de “sangre pegajosa” y síndrome de anticuerpos antifosfolípidos.

¿Cuáles son las causas del síndrome antifosfolipídico?

No se conoce la causa de esta afección. Es posible que se deba a factores ambientales y genéticos. Parecería ser hereditaria en algunos casos.

¿Cuáles son los síntomas del síndrome antifosfolipídico?

Las personas con esta afección no tienen síntomas definidos. Con frecuencia se descubre cuando una mujer tuvo lo siguiente: 

  • Un coágulo de sangre en una vena profunda o una arteria 

  • Recuento bajo de plaquetas

  • Un ataque cerebral o un miniataque cerebral

  • Coágulo de sangre en los pulmones

  • Abortos espontáneos sin explicación

  • Glóbulos rojos que están destruidos (anemia hemolítica)

  • Un problema llamado livedo reticularis, que presenta un patrón de color morado en la piel

¿Cómo se diagnostica el síndrome antifosfolipídico?

Por lo general, es difícil diagnosticar esta afección. Su proveedor de atención médica le preguntará sobre su historia clínica. Le preguntará sobre coágulos de sangre y embarazos. También le harán un examen.

El proveedor de atención médica también le pedirá análisis de sangre. Pueden incluir pruebas para revisar lo siguiente:

  • Anticoagulante lúpico

  • Anticuerpos anticardiolipinas

  • Anti-beta2-glicoproteína

Es posible que el proveedor de atención médica tenga que repetir todas o algunas de estas pruebas para confirmar el diagnóstico.

¿Cuál es el tratamiento para el síndrome antifosfolipídico?

Por lo general, el tratamiento para esta afección incluye medicamentos anticoagulantes para disminuir la probabilidad de que se formen coágulos de sangre. Es posible que necesite diferentes medicamentos o en diferentes cantidades durante el embarazo. 

Si tiene esta afección y está embarazada, su proveedor de atención médica la vigilará atentamente. Necesitará controles con mayor frecuencia. También tendrá que hacer las siguientes pruebas:

  • Análisis para controlar los niveles de coagulación de la sangre.

  • Pruebas para revisar la presión arterial alta. 

  • Ecografía. En esta prueba, se pueden ver los órganos internos y la circulación de la sangre por los vasos sanguíneos. También se hace para controlar el crecimiento, el desarrollo y el bienestar de su bebé.

  • Monitoreo fetal. Con esta prueba se revisa la frecuencia cardíaca del bebé y se examina si hay signos de sufrimiento fetal.

  • Ecografía Doppler. Con esta prueba se revisa la circulación de la sangre en el útero y el cordón umbilical.

Si recibe atención prenatal desde el principio y colabora estrechamente con su proveedor de atención médica, tendrá más probabilidades de disfrutar de un embarazo saludable.

¿Cuáles son las complicaciones posibles del síndrome antifosfolipídico?

Esta enfermedad puede ocasionar problemas graves durante el embarazo, tanto para usted como para su bebé. Las mujeres que tienen esta afección también tienen riesgo de padecer otros problemas de salud. Entre estos se encuentran los siguientes:

  • Ataque cerebral

  • Formación de coágulos de sangre

  • Presión arterial alta durante el embarazo (preeclampsia o toxemia eclámptica)

  • Muerte fetal

  • Abortos espontáneos múltiples

  • Crecimiento fetal insuficiente

  • Parto prematuro

Cómo vivir con el síndrome antifosfolipídico

El síndrome antifosfolipídico es una afección que dura toda la vida. Las mujeres necesitan tratamiento. El tratamiento reducirá la probabilidad de que se formen coágulos de sangre. También ayudará a reducir el riesgo de tener problemas como el ataque cerebral y el aborto espontáneo.

Los medicamentos pueden disminuir el riesgo de que se formen coágulos de sangre, pero aun así pueden ocurrir. Es importante que siga el plan de atención de su proveedor de atención médica y que se haga las pruebas con la frecuencia que le recomiende. Los grupos de apoyo sirven para conocer a otras personas con esta afección. Pregunte a su proveedor de atención médica si hay grupos de apoyo en la zona donde usted vive.

Cuándo llamar al proveedor de atención médica

Llame a su proveedor de atención médica de inmediato si tiene signos o síntomas de un ataque cerebral o de un coágulo sanguíneo.

Algunos signos o síntomas del ataque cerebral son las dificultades para hablar, sonreír, mover los brazos o caminar. Los signos o síntomas de formación de coágulos incluyen dolor o hinchazón en una pierna y problemas para respirar.

Además, llame a su proveedor de atención médica si tiene sangrado o se le forman moretones con mayor facilidad de lo normal.

Información importante sobre el síndrome antifosfolipídico en el embarazo

  • El síndrome antifosfolipídico es una enfermedad autoinmunitaria que puede causar coágulos de sangre que pongan en peligro la vida.

  • Si tiene esta afección y está embarazada, su proveedor de atención médica la vigilará atentamente.

  • Los medicamentos pueden ayudar a disminuir el riesgo de que se formen coágulos de sangre, pero aun así pueden ocurrir.

  • Si recibe atención prenatal desde el principio y colabora con su proveedor de atención médica, tendrá más probabilidades de disfrutar de un embarazo saludable.

Próximos pasos

Consejos para ayudarlo a aprovechar al máximo la visita con su proveedor de atención médica:

  • Tenga en claro la razón de la visita médica y qué quiere que suceda.

  • Antes de la visita, anote las preguntas que quiere hacer.

  • Lleve a un acompañante para que lo ayude a formular las preguntas y a recordar qué le dice su proveedor.

  • En la visita, anote el nombre de los nuevos diagnósticos y de todo nuevo medicamento, tratamiento o prueba. También anote las instrucciones que el proveedor le indique.

  • Sepa por qué se receta un tratamiento o un medicamento, y cómo lo ayudará. Conozca los efectos secundarios.

  • Pregunte si su afección se puede tratar de otra forma.

  • Sepa por qué se recomienda una prueba o un procedimiento y qué podrían significar los resultados.

  • Sepa qué esperar si no toma el medicamento o no se realiza la prueba o el procedimiento.

  • Si tiene una visita de control, anote la fecha, la hora y el objetivo de esta.

  • Sepa cómo comunicarse con su proveedor si tiene preguntas.

Revisor médico: Daniel N Sacks MD
Revisor médico: Donna Freeborn PhD CNM FNP
Revisor médico: Heather Trevino
Última revisión: 9/1/2020
© 2000-2021 The StayWell Company, LLC. Todos los derechos reservados. Esta información no pretende sustituir la atención médica profesional. Sólo su médico puede diagnosticar y tratar un problema de salud.
Contact Our Health Professionals
Follow Us
The health content and information on this site is made possible through the generous support of the Haspel Education Fund.
StayWell Disclaimer